viernes, 2 de junio de 2017









Me dijeron que no había nada más bonito que la primavera.
Eso es porque no han visto tu mirada.
La mirada más intensa que he visto nunca.
Esa que brilla como ninguna.
Y que difícil es vivir sin mirar esos ojillos y que dolor cuando cambian y se empañan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario