miércoles, 15 de marzo de 2017

50 balas

pa- pa- pa .
Una tras otra.
50 balas.
Formaba parte de un gran ejercito.
El ejercito más grande que jamás nadie haya conocido.
Era hora de luchar.
Tenía claro que iba a ganar.
La batalla volvía a empezar.
Nadie nos iba a parar.

Luchar

Paró y miro a su alrededor.
Había habido una catástrofe.
Cada uno tenia una batalla por ganar.
No todos tenían armas.
Ella sí, disparaba a matar.
Nadie la iba a parar.
Ella no podía hacer nada sin su ejercito, es verdad.
Pero aunque muchos calleran, ella iba a luchar.
Luchar hasta el final.










lunes, 6 de marzo de 2017

Promesas de verdad

Y empecé a hacer promesas de verdad.
Y te prometí que esto iba a ser duro.
Y prometí, que no iba a tener fuerzas,
Y que muchos días me faltarían las ganas.
Y prometí, que no sabia cuanto iba a aguantar, pero que iba a luchar.
Y prometí, que cada vez que levantará mis ojos al cielo, allí estarías.
Y pasará lo que pasará siempre estuviste.
Y prometí, que cada atardecer iba a ser tuyo, solo para ti.
Y aunque no lo creas, o no lo sepas.. te lo recuerdo una vez más,  cada día,  cada atardecer pensare en ti.

viernes, 3 de marzo de 2017

Cogió su violin de nuevo


Prometió coger su violín de nuevo.
Saltó de la cama, se secó las lágrimas y
prometió dejar salir aquella rabia.

Pero hubo un momento que casi no se escuchó,
y poco a poco como si fueran puñaladas el violín movía.

Aquel amor, lo expreso en música.
Todavía sentía pasión.
Las lágrimas caían a su alrededor.

La música contaba la historia de su amor, de su derrota y de su pasión.
La música bailaba con la rabia, la alegría y el corazón.


La música coloreaba otra vez su vida, y poco a poco su corazón latía.

jueves, 2 de marzo de 2017

Cuentakilometros

Hay días en los que tienes que ir mas rápido que aquel señor al que llamaban tiempo.
Hay días que caen simplemente por su propio peso.
Hay días en los que corres más rápido que el viento.
Pero lo mejor de estos días es ese momento.
Ese momento en el que por mil cosas que haya en el día, allí nada entra, y allí todo se queda.
Ese momento en el que no hay música, solo silencio.

Ese momento en el que aunque vayas a mil kilómetros por hora, el cuenta kilómetros se pone  a 0.