miércoles, 1 de febrero de 2017

Leggins

Era la chica de los leggins.
Nadie lo dudaba.
Y había quien la veía como eso,
y había quien sabia mirar más allá.

Era la chica de los leggins,
apretados, si, la del culo bonito paseando por Madrid.

La chica de los leggins abiertos,
por que cada vez que se los ponía se iba a comer el mundo.

Era la chica que tenia leggins, para cada momento.
La chica que se ponía los leggins de pelo,
porque se moría de frío.

Lo que no sabia aquella chica,
es que él pudiera describir tan bien cada uno de sus leggins.

Y es que a veces,
hay alguien que te conoce mejor que tú misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario