miércoles, 11 de enero de 2017

Aquellas manos...

Y si, aquellas manos eran capaz de mover un universo entero.
Eran capaces de romper el silencio.
Capaces de dirigir música que llegaba en forma de sentimientos.
Aquellas manos, que hacían movimientos ligeros y causaban grandes estallidos de momentos.
Aquellas manos que eran capaces de mover sueños.
Aquellas manos que coordinaban poco a poco un montón de versos escondidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario