martes, 31 de enero de 2017

Leñador

Era leñador, solo había que ver sus manos, sus brazos.
Era leñador con hacha.
Cortaba malas raíces... pero a veces daba algún árbol.
Y si estaba el gran problema que había dado en el hombro del árbol.
Y herido.... no podía sujetar más carga.
Intentaba seguir recto, intentaba que no pasará nada, que no se le notará.
Intentaba aguantar a esos pequeños pájaros antes de que se desplomara.
El leñador aparecía en muchos sitios...Y cada vez todo tenia menos sentido y aparecia un  tal lucas en la esquina 8 que no veía...
Y puede que cambiará algo dentro de su hombro para poder seguir andando.

viernes, 27 de enero de 2017

Estrellas

Que solo quería coger la camisa más grande que tuviera en su armario
y ponérsela una vez más. 

Tumbarse a su lado y volver a admirar las estrellas,
esas  que significaban tanto cada año.
Se cruzaron una vez más en el camino,
y se volvieron a mirar como aquellos amantes,
entre tanta gente,
entre tantas vueltas...
como solo ellos saben.

Pero ya las estrellas no brillaban, al menos no de aquella manera.


Miradas

Hay miradas que expresan tanto, que la mitad de ello se te escapa.

Hay miradas que se ponen al final, pero solo significan un nuevo comienzo.
Hay miradas que se cruzan, que bailan y que se llaman a gritos.
Hay miradas que laten cual corazón amante.
Hay miradas que querrías volver a mirarlas.
Y esas miradas pequeño, no se apagan.



Sie7e

Empezo el 7 de esta década y en su primer mes vi una frase que me marcó: 

"2017,pienso vivirte hasta desgastarte"




Ha! No pude dejar de soltar  una carcajada.
Y pensar hacia tiempo que no leía algo tan absurdo. 
Hasta que un par de semanas después aquella frase me alcanzó. 

2017 prometía.
Venia pisando fuerte y escribiendo a dos manos cada día de la agenda.
El tiempo volaba y yo aun seguía en la tercera campanada.


7....27.....2017

sábado, 21 de enero de 2017

Era de esas

Era de esas de las que le gustaba...¡arriesgar!
No era de las típicas que se tiraban del bordillo a la piscina, y menos de cabeza.
Era de las que se subían a una cala de 11 m a darlo todo, a vivirlo.
Por que quien no arriesga no gana.
De esas que se quedaban inmovilizadas tras la caída, pero nunca perdían sus risa.
De esas que creían 100% en la inocencia de cada persona.
De esas que siempre encontraban una razón para pasárselo genial.
Esa guerrera, que luchaba con sus puños y con su risa,
y que nadie pensaría que pararía.
De esas que razonaban todo.
Hasta que hubo algo que no se podía razonar.
Hasta que hubo algo que la pararía un momento y le daría 100 veces más fuerza para vivir aquella vida.
De esas que día a día estarán presentes.

viernes, 20 de enero de 2017

Ella, era lobo

Ella era lobo, aunque también mujer.
A veces más lobo que chica.
A veces más chica que lobo.

Pero cual lobo, necesitaba su bosque, su árbol y su naturaleza.
Necesitaba aquel árbol, dónde creció.

Aquel árbol que le protegió.
Aquel árbol que le enseño a defenderse de los demás lobos.
Aquel,  que en las noches de tormenta siempre tenía un hueco para ella.
Aquel que cuando hacía frió siempre le arropaban sus hojas.

Ese que la cuidó cual fiel amigo,
la quiso como solo un padre quiere a su hijo,

y la amo como solo un niño sabe.

Intentando coger el mundo

Y ahí estaba, intentando coger el mundo con las manos,
pero obviamente, y como a cualquier humano se le escapaba.

Y veía como las estrellas se iban escondiendo,
detrás de aquel gran mundo.

Y aunque intentaba estirar las manos,
como cualquier niño pequeño soñando,
ya había crecido.

Y se había dado cuenta que por mucho que estirase,
y por muchos petit-suite que comiera,
no podría cogerlo entero.

Y subió la cabeza



Y se limpio las lagrimas, se puso la camiseta más ancha  que encontró,
y se prometió que no volvería a hacer tanto el idiota.
Se puso el moño más alto que pudo y subió la cabeza.
Se dio cuenta que no cualquier idiota merecía que ella sufriera.
Se pinto los labios de rojo y le dijo adiós a la tristeza.

Ella valía más de lo que esos idiotas supieran.

jueves, 19 de enero de 2017

Biblioteca

Se despierta azul Madrid por la mañana,
entre las perdidas, ya no esta ninguna de tus llamadas,
ninguno de tus mensajes deseando suerte.
Los libros parecen invadir mi mesa, mi vida y cada día cuesta un poco más.

Y de repente cuando parece que todo se te echa encima, cuando ya no puedes más,
te das cuenta de la suerte que tienes de tener a grandes personas en tu vida, que te apoyan en todo.
Y de repente te das cuenta que la noche al final siempre se vuelve día y que los días más fríos de invierno a su lado son la mejor sensación del mundo.
Y que aunque los apuntes te invadan.. a su lado, te entran el doble de ganas de comértelos.
Que a su lado los días de biblioteca son amenos y que 4 horas pasan como minutos.



Entrada dedicada a : Patt, Luzy Poesía Incontrolada, entre otros.

lunes, 16 de enero de 2017

a 200 / h

Así era ella, la chica que iba  a 200 km/ h.
A veces tan deprisa que no le daba tiempo ni a reaccionar sobre su vida.
Y claro, a veces era tan inevitable llevarse la torta.
Otras simplemente derrapaba y salia ilesa.
La chica de la música  a tope y una velocidad inmensa.
La chica a la que nadie conseguía llega,
 porque era difícil de alcanzar,
difícil de gritar con tanto ruido,
difícil de parar.

La chica que no podía ir lento.
La chica que solamente eras tú quien la parabas.
La chica que vivía a 200/ h y algún día tendría que parar.

sábado, 14 de enero de 2017

Cayendo

Las hojas se iban cayendo, una tras otra.
Despacio, te daba tiempo a visualizarlas una a una cayendo.
Pero deprisa, tan deprisa que eran tan difícil de parar como el tiempo.
Poco a poco aquel libro, se iba despedazando, sus hojas cayendo.
Para el libro iba muy lento, poco a poco soltaba una, se iban rompiendo, destrozando por dentro.
Pero si lo mirabas desde fuera, era tan difícil de parar ese proceso.
Aquel libro quería romper lo que para otros era un gran recuerdo.
Aquel libro quería quedarse limpio por dentro, llegar a su esencia y empezar de nuevo.



miércoles, 11 de enero de 2017

Impredecible

Impredecible, cual animal.
Aventurera, como la que más.


Era ella, la chica que caminaba entre lobos.
La que sin saber muy bien como, andaba por bosques repletos de arboles.
Aquella que amaba un árbol de aquel gran bosque.
Difícil de alcanzar, pues no todo el mundo se atreve a viajar con tanto lobo a su alrededor.

Rápida, veloz pero al igual que los lobos, dejaba huellas por donde pisaba.

Aquellas manos...

Y si, aquellas manos eran capaz de mover un universo entero.
Eran capaces de romper el silencio.
Capaces de dirigir música que llegaba en forma de sentimientos.
Aquellas manos, que hacían movimientos ligeros y causaban grandes estallidos de momentos.
Aquellas manos que eran capaces de mover sueños.
Aquellas manos que coordinaban poco a poco un montón de versos escondidos.


martes, 10 de enero de 2017

Gracias

Aunque el texto no es mio... lo tenía que poner.
Simplemente gracias por dedicármelo:


Permíteme que te lo diga, pero puedes con todo.
No me cuentes cuántos exámenes tienes, ni cuántas hojas tiene cada tema. Tampoco me hables del desorden de tu mesa, ni de los fluorescentes que llevas ya gastados. No me importa. Ni siquiera me importa el planning que te has hecho para llegar a tiempo.
No me lo cuentes. Que me da igual. No pierdas el tiempo en eso.
Cuéntame mejor que quieres llegar a cumplir ese sueño. Y explícame que no te vas a rendir ni un solo segundo. Porque las batallas más duras están para los valientes. Valientes como tú. De nada sirve rendirse. Así que mira hacia delante, porque lo mejor aún está por venir. ¿Te lo vas a perder?
Dime que te levantas cada mañana con los ojos pegados pero que la fuerza de voluntad siempre le gana a la pereza. Y que los días se hacen más largos que tus propios apuntes, pero que más larga será la fiesta que te pegarás cuando hayas llegado a la meta. Porque llegarás. Lo sé. Y lo sabes.
No importa el camino, ni los baches. Tampoco las horas sin dormir, ni los cabreos con tantos profesores. No. Todo eso da igual. Lo que vale es seguir adelante a pesar de cada adversidad, de cada caída. Lo importante es ser positivo, incluso cuando nada está a tu favor. Porque, tarde o temprano, lo estará. Así que, anímate y sonríe.
Cuando pienses en rendirte, recuerda por lo que estás luchando. A mi una vez me dijeron que todo esfuerzo tiene su recompensa y que, al final del camino, cuando llegas a la meta, las vistas son maravillosas, a pesar de lo dura que fue la montaña.
Recuerda que los sueños son más sueños cuando vas a por ellos.
¡No te rindas!


Y decidió abrazar a su lobo





Y decidió abrazar a su lobo, aunque solo fuera para tenerle controlado.
Aprendió a querer hasta el monstruo más horrible. Ella.
Aprendió que hasta el lobo más monstruoso puede tener un pelo suave.
Aprendió que hasta el lobo más grande y fuerte necesita amor.
Amor, que bonita palabra y que difícil de entender a veces.
Aprendió que las garras no son solo para hacer heridas, si no también para agarrarse y no caer.
Aprendió que podía agarrarse a aquel lobo y caminar más rápido, llegar a nuevos mundos o simplemente disfrutar de la belleza de su mundo.
Aprendió que a veces solo necesitas subirte a él, para seguir caminando, para recuperar fuerzas o simplemente para llegar a tu destino.

Y entonces se tumbo con el, y le dio un abrazo por aparecer en su historia, porque el lobo era aquello que hacia todo glorioso.

La chica que amaba el café

Era ella, la chica que amaba el café.
La chica que siempre tenia sueño.
La chica que daba el 100% cada día.
La chica que no le encantaba cuando hacia viento y su pelo se movía.
La chica que cerraba los ojos a aquella parte de la realidad.
La chica que cogia fuerzas para darle la vuelta a la tortilla,
para cambiar su realidad, para sonreir un poco más.

Cabeza - Corazón

Allí estaba en mitad de su universo.
Colgada del mítico problema cabeza - corazón.
Intento coger uno con cada mano, 
pero los dos tiraban hacia el lado contrario. 
Sin embargo poco a poco aprendió a controlarlo.

Aprendió que los dos pueden ir en la misma dirección.
Aprendió a dirigirlos para ir hacia arriba.
Aprendió que los dos están conectados,
que los dos, pueden ir hacia ambos lados.
Pero que los dos cuanto mas unidos estén,
más lejos lleguen.

Aprendió que detrás del naranja, venia el blanco
y que desde allí arriba se volvían a ver las estrellas.
Y entonces aprendió, que el viaje esta para disfrutarlo,
 para vivirlo juntos.
y no separarlos.





lunes, 9 de enero de 2017

A base de...

Y a base de caídas decidió dejar de correr.
Y  a base de perder zapatos decidio dejarlos.
Y a base de principes que iban detras de sus zapatos decidio andar descalza.
Y se dio cuenta de que era lo que necesitaba, volver a andar descalza,
Recuperar aquella parte de su infancia
Volver a sus raíces, volver a lo esencial

Hay personas...

Y es que hay personas que no necesitan la luz de las velas, porque son como un sol.
Cargados desde primera hora con una luz que rompe todas las tinieblas.
LLenos de algo, que rompe todo tu esquema.
Hay personas que ni se fijan en tu mala cara, ni en tus malas palabras...
Siempre, siempre acogiendo..
y así... ¿ Como no voy a dar gracias?
Si no hay mayor regalo caido del cielo


domingo, 8 de enero de 2017

El huracan

Si, ese eras tú, El huracán de mi mundo,
Aquel que con una sola mirada podía levantar cualquier parte de vida que habitaba dentro de mi.
Aquel, que levantaba mi falda con tan solo pasar por mi pensamiento.
Aquel que me saco millones de sonrisas.
El que conseguía que hiciera un viento horrible y aquel que solo sabia hacerme volar a lo más alto que nadie consiguió y ...aquella sensación de estar en lo más alto.
El que arrasaba con todo, bueno o malo se lo llevaba para empezar de nuevo.
El que se abría camino a mil km/ h aun poniéndose nervioso por un simple par de piernas.

sábado, 7 de enero de 2017

Cierta Inquietud...

No se si me seguiría leyendo.
Provocabas cierta inquietud en mi que poco a poco se iba perdiendo, quizás hasta desvaneciendo.
No se si estarías entre estas letras, pensando en algo más..
No se si simplemente me leias por hacer algo y entretenerme en tu absurdo aburrimiento, o por que quizás y solo quizás realmente te interesaba...
Pero quizás quieras oír o mejor dicho leer lo que pasa por aquí...
Solo quizás me hacías sentir diferente, siendo el mismo golfo de siempre, y es verdad ya no me mirabas igual, he de decir que yo tampoco, pero había algo que nos seguía uniendo.. no se si tu también lo notaste.

viernes, 6 de enero de 2017

17..

Y que quieres que te diga..
Este 17 corría mucho.. quizás demasiado.
Sólo llevábamos 6 y yo ya andaba cansada.
Pero en tan sólo 6 días había hecho tantas cosas, visto tantas sonrisas, abrazado a tanta gente...
Había habido encuentros, despedidas...
Mal de amores.. pero tan bien grandes sonrisas..
Emociones de esas que te dan vida aunque a veces te la quiten del todo...
Había habido regalos, canciones de esas en las que gritas sin importar quien haya alrededor o lo mal que cantes, bailes de esos que se quedan cortos aunque lleves horas..
Y chocolate de esos que te quitan la resaca, de los que compartes en familia, de los bombones secretos que robas de la nevera con alguno de tus cómplices favoritos o de esos que te traen al sofá después de un día largo.