miércoles, 7 de diciembre de 2016

Y llegaba el momento

Y llegaba el momento.
Era la chica que en algún lado tuvo que dejar su sonrisa.
Quizás se la dio a alguna niña que la necesitaba más que ella.
Le tocaba dejar de soñar con Peter pan y empezar a madurar.
Ya no podía ser igual.
Era ella, la que paseaba por nuevos mirando las luces de Navidad.
La que iba por Callao cual niña.
La que se paraba en el árbol Navidad de sol a disfrutar.
Aquella, que alegraba los días, aquella que sacaba sonrisas con la suya.
Aquella niña enamorada de Madrid que poco a poco se convertía en una gran mujer dejando atrás aquella pequeña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario