viernes, 30 de diciembre de 2016

Eran 11

Eran 11 personas.
La mayoría dormidas.
Una de ellas más despierta de lo normal en medio del pasillo.
La típica chica que siempre va a su rollo,mirando su móvil y de repente, algo había pasado.
La chica empezó a mirar a la gente que tenia al lado y sonrió.
Y de pronto se dio cuenta de que aquellas caras estaban tristes...
Que le encantaría que su sonrisa llegará al cada una de ellas, pero no tenia tanta fuerza.
De repente algo paso... Todos empezaron a abrir los ojos uno por uno poco a poco, mirando a su alrededor... Había pasado algo... Ella también lo sintió.
Sus caras cambiaron por un segundo, intentaban buscarlo pero no veían nada, quizás solo había sido un sueño para ellos y la chica se preguntaba ¿ solo lo habré visto yo?
Todos volvieron  a dormir excepto una, alguien se levantó y se fue..
Y ocupo otra persona su lugar, entonces la que no se había dormido, miro a esa persona la cual parecía rota por dentro y su cara cambio por completo.
Por un momento se desvaneció con ella, con sus problemas, pero al siguiente instante cerró los ojos y sonrió.

Hay amigos que..

Hay amigos que son como la puerta de tu casa.
De esos que hacen que entre la luz de vez en cuando,de los que te tapan del frio invierno.
De los que siempre están ahí.
Pero hay veces que las puertas se rompen se llenan de humedad y se quedan atascadas, sin dejarte salir sin dejarte ver, sin dejarte respirar el oxígeno de fuera.
Hay veces en los que la puerta se tiene que romper y si era una puerta muy bonita pero poco a poco se oscurecía y se pudría.
Y entonces me ayudaron a arreglarla, poco a poco por dentro y por fuera...
Un  poco de barniz, un poco de aceite para que resbalaba y pudiera abrir y cerrar.
La puerta intentaba arreglarse, la dueña de la casa intentaba arreglarla como fuera, y así paso un año...
Pero hay veces que te cansas de luchar todos los días con una puerta y prefieres cambiarla, no la tiro puesto que quizás aquella puerta tenia mucho por hacer todavía.
Pero la dueña día tras día tenia que salir de esa casa y entonces subió al piso de arriba cada dia y descubrió todo lo que tenía. Y quedo muy asombrada.
La parte de arriba de la casa tenia diferentes trampolines para saltar a la piscina, alguno demasiado arriesgado, otros de esos que te ayudan a salir a perder el miedo, que son bajitos pero sin ellos jamás podrías subir a un peldaño más alto.
Descubrió la barra de bomberos esa que agarraba todos los días con miedo, mucho miedo pero que la hacían llegar a lo más bajo para luego subir de nuevo. Esa barra que se había convertido en imprescindible en su vida aunque fuera muy difícil de bajar a veces por ella.
Esa barra que por mucha suciedad grasa o lo que tirará la dueña, siempre volvía a estar como nueva.
Estaban los trampolines altos esos que te hacían cada día tocar las estrellas. Sin importar si aquel día había nubes o niebla.
Y por último el tobogán. Probablemente nunca había subido a un tobogán tan rápido,  con el que el tiempo volaba tan rápido que no te daba tiempo ni a pensar.
El cual a veces quemaba en los días malos, pero el cual  era muy especial.
En el que te divertias, en el que a veces te caias pero siempre querías volver a montar, volver a disfrutar.
Simplemente gracias a todas mis amistades a las que llegaron y a las que fueron, a las que soportaron mi mal genio. Gracias

3 momentos

De 2016 me quedaría con miles de momentos, quizás hasta millones.
Pero solo elegiré 3, que aunque estoy segura de que no son los más importantes de este año, dejaron una huella especial sorprendiéndome.
1.  El momento en que te recorriste miles de personas de cientos de países diferentes, 30 minutos andando, miles de personas tiradas en el suelo durmiendo y simplemente para darme los buenos días.  Ese... Ese fue muy guay.
2. En realidad no es un momento, es una frase que define muchos momentos, pero que se que se quedara muy grabado en este año... La frase es: " Ana, como te gusta lo que te encanta."
Simplemente gracias por esta y todas tus frases únicas que solo pueden salir de ti.
3. Un momento de fiesta, a principios de año... De esos en los que se te van solos los pies y la nariz se te vuelve roja como la de todo el mundo. En esos en los que la risa vive y el amor se respira.


2016

¿ Qué decir de 365 días juntos resumidos en una sola entrada?
Si prácticamente cada día se merecía su entrada con sus millones de historias..
He de decir que este año he aprendido.. quizás a base de golpes, quizás a falta de besos o quizás a grandes sonrisas. No sabría decir con exactitud.
Ha sido un año tanto bueno como malo.
Ha sido un año en el que habéis estado ahí como ninguno.
Ha sido el año en el que el amor recompensa cualquier sacrificio.
Ha sido un año familiar desde el comienzo.
Un año más en esta escala de 35 y que siga así y que siga creciendo.
Un año que se quedara como MUY ESPECIAL en el calendario de mi memoria.
Un año en el que conocí personas que jamás pensaría y que poco a poco y sin saber muy bien como se hicieron un hueco en mi corazón.
Un año de sueños, con muchas derrotas como los grandes genios.
Un año con viajes especiales, con momentos únicos y con gente inolvidable.
Y se que probablemente ya os aburra que no creáis que haya sido TAN BUENO.
Pero amigo ahí está la magia que ha habido tanto bueno que lo malo se ha borrado


jueves, 15 de diciembre de 2016

Y así era él, no podia ser de otra manera.
El que pintaba las estrellas, para que ella pudiera verlas.
El que se subia a las escaleras solo para que ella ese día
estuviera un poco más contenta.
Y aunque sabía que no podía estar con ella si pintaba sus estrellas....
su sonrisa le bastaba para que nadie importara.., solo ella.

martes, 13 de diciembre de 2016

Niebla

Había niebla.
Cubría todo Madrid.
A Nadie le gustaba. A mi sí.
Una vez más habías conseguido bajarme las nubes y hacerme tocar el cielo.
Una vez más podía sentir en mi cara pequeñas gotas casi imperceptibles mostrándome tu amor.
Una vez más podía saborear el frío con cada poro de mi piel que estaba descubierto en una mañana fría de invierno.
Una vez más me hacías sentirme especial entre tanto cuento.
Una vez más conseguía diferenciar entre el resto.
Una vez me enseñabas a ver lo que tenía delante, hacías cada paso especial con tus cortinas de humo.
Una vez más andaba metida en Madrid, aquel lugar tan especial.

Soñaba con..

Soñaba con él.
Estaban cerca durante el día, muy cerca.
Pero al final uno de los dos agachaba la cabeza, se daba la vuelta.
Se trataba de otro amor imposible a un modulo de distancia.
Era un amor tan posible que la propia incertidumbre lo hacia imposible.
Que el desconocimiento era el que dirigía aquel universo.
Que la lluvia no llegaba a tocarlo, y que el hielo estaba tan duro que no era fácil de morderlo.

domingo, 11 de diciembre de 2016

La niebla...

La niebla cubría Madrid.
Su sonrisa iluminaba la noche.
Y también mis días.
Arriba la luna llena, siendo testigo del amor, como no.
Sus ojos brillaban, algo más que sus sonrisas.
El siempre tenía un rato, una sonrisa y un café para ella.
Ella simplemente  alegraba sus días. Pero, de qué manera.
El apagaba sus llamadas solo para hablar 10 segundos más con ella.
Ella volvía a sonreír. Volvía a sentir.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Galicia

Y a cada paso un rincón.
Y a cada rincón una historia.
Y a cada historia miles de historietas que contar.
Y que contar de aquel lugar tan bello.
Bello, para bello sus pinturas.
Pinturas que hizo el.
El que nos acogió tan bien.
Tan bien nos acogió ella que ya estoy deseando volver.
Volver, volver, volver. Me parece que muy pronto vendré.


Y llegaba el momento

Y llegaba el momento.
Era la chica que en algún lado tuvo que dejar su sonrisa.
Quizás se la dio a alguna niña que la necesitaba más que ella.
Le tocaba dejar de soñar con Peter pan y empezar a madurar.
Ya no podía ser igual.
Era ella, la que paseaba por nuevos mirando las luces de Navidad.
La que iba por Callao cual niña.
La que se paraba en el árbol Navidad de sol a disfrutar.
Aquella, que alegraba los días, aquella que sacaba sonrisas con la suya.
Aquella niña enamorada de Madrid que poco a poco se convertía en una gran mujer dejando atrás aquella pequeña.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Para juegos...

Que para juegos ya tenia el mus.
Y si pequeño, hasta en el mus se veía mas clara la jugada que contigo.
Y si hay gente que tiene un as en la manga, a ti te gustaba tener toda la baraja.
Y al jugar prudente , e imprudente nada te valía.
Y si ganaras muchas partidas, pero esta ya esta más que perdida.

jueves, 1 de diciembre de 2016

El sueño

El sueño, era mi peor enemigo.
El que me hacia olvidar todos los días.
El que me ilusionaba con mentiras.
El sueño, tan cielo, y a la vez tan infierno.
El sueño, aquel que me sacaba de tal exceso de realidad.
Aquel , que me enseño a volar. El que me enseño que no hay nada imposible.