miércoles, 16 de noviembre de 2016

Estaba loca...

Estaba loca, loca como ninguna.
De las que se lía la manta a la cabeza por cualquier cosa.
De las que son incapaces de resistirse a cualquier niño.
De las de estar ahí siempre.
De las de ¿una cerve?
De las de vente que aquí siempre hay un hueco más.
Era ella, simplemente ella.
La de la mochila mágica.
La que siempre sacaba una sonrisa.
La payasa del día y la persona más seria a la vez.
La que iba con mucha prisa y se quedaba las horas que hiciera falta.
A la que todos querían, sin tener que mirar su falda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario