sábado, 15 de octubre de 2016

SÁBADO

Y otra vez era sábado.
Esta vez algo diferente.
Estabas que no estabas.
Y ya no sabia si tenia que estar en tu vida o dejarte ir sin más.
Y yo, ahi estaba enfrente tuya perdida entre tanta gente.

Y hacia mucho que no veía a mi hermano de verano, y ahí estaba dándolo todo. Durmiendo cuando no tenía que dormir. O durmiendo justo en el momento perfecto. Cantando eso sí,  hasta dormido era capaz de estar ahí. Dándolo todo como siempre. Como cualquier niño. Demostrando que lo pequeño también puede ser grande. Demostrando que todo es posible.

Pero claramente era un día especial, estaba  esa persona que no tiene pelos en la lengua, esa que nos ayuda a crecer cada día. Esa que nos llena de alegría, esa que tiene un sentido especial.

Y si aunque para muchos era una noche completamente negra, otros sabían que ahí estaba la luz de la luna (llena)  y el para hacer justicia. Y que por muy mal q fueran las cosas, sabia que poco a poco mejorarían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario