domingo, 2 de octubre de 2016

Hay días Buenos.
Hay días malos.
Y hay días así.
Esos en los que sólo necesitas un abrazo.
Esos en los que por mucho que grites, nadie te puede oír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario