sábado, 27 de agosto de 2016

Y tú...

Y que no necesitaba perderme para darme cuenta de lo importante que eras en mi vida, cada vez un poquito más.
Y llegó el momento en que nos planteábamos cosas juntos y entonces me preguntaba como seria la conversación. Si esto seguiría para adelante o si quizás no.
Y entonces solté la pregunta de si realmente te querías quedar a mi lado.
Y tu te la pensaste. Y he de decir que no me molesto, porque las decisiones importantes hay que pensarlas.
Y que arriesgabas mucho, y yo también porque ya me sentía una parte de ti.
Pero entonces, me di cuenta de que no dudaría ni un minuto que  quiero estar a tu lado.
Y lo peor es que no se por qué quiero estar a tu lado, pero lo quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario