jueves, 5 de mayo de 2016

No se me va de la cabeza

Que no, que no se me van de la cabeza.
Aquellos dientes blancos, aquella luz que salia de tu boca cada vez que sonreías.
Aquella forma en la que los posabas suavemente sobre tus labios tan solo un segundo.
Que no se me van de la cabeza, y quiero que me muerdan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario