martes, 1 de marzo de 2016

El valiente

Y al fin la chica que echaba fuego por la boca, se había enfriado.
Cuenta la leyenda, que su corazón ardía por dentro, que ardía tanto que la quemaba y ardía tanto que nadie se acercaba.
Nadie sabia que era mejor si abrirlo y que saltaran las llamas o ir echando poco a poco agua para que pararan.
Cuenta la leyenda que después de muchos valientes hubo uno que entró hasta el fondo, y con agua cargada.
Cuenta la leyenda que por fin llegaba la lluvia que tanto ansiaba.
Pero lo que no contaba la leyenda era que la puerta no podía romperse, y que podían quedar allí atrapados.
Lo que no sabía aquella puerta es que la luz había vuelto a entrar y que por aquella cerradura entraba cada día una nueva luz entre tanta oscuridad.
Y la luz les salvó o eso veían día tras día.

2 comentarios: