lunes, 19 de octubre de 2015

Y de repente todo se paró

Y de repente todo se paró.
Tus ojos azules se quedaron perpetuos en mí.
Tu ángel y mi ángel se abrazaron y nosotros no parábamos de mirarnos, mientras caminábamos a diferentes lados.
Tu imagen se quedó grabada en mi cabeza, y de mis labios salieron estas palabras.
Contando la historia que no fue, y que simplemente se quedo en una anécdota
más.
Contando la historia de que espero volverte a ver.
En algún sitio,a alguna hora, en algún momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario