domingo, 25 de octubre de 2015

Tenia que caer

Como cual hoja del otoño caía una y otra vez, tu te ocupabas de reconstruir me cada primavera.
Pero tenia que caer, era inevitable.
Tenía que sentir, eso era necesario.
Tenia que volar durante unos segundos, t después darme la ostia contra el suelo.
Hubo gente que intento pegarme cada hoja que se me calló, pero solo tu sabias que había que construirlas de nuevo.
Solo tu sabias que la belleza de ese árbol estaba dentro.
Y cual jardín, sólo necesitaba un poco de lluvia para renacer de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario