lunes, 28 de septiembre de 2015

Miradas heladas

Y de repente nos volvimos como dos extraños.
De repente algo me decía que ya no volvería a sonreír como tu solo me hacías sonreír.
De repente sentí el frío de un invierno que estaba llegando, maldito invierno, malditos sentimientos.
Maldita mirada helada.
Y allí me quede, en ese banco mientras te veía pasar como a uno mas.
Ni si quiera paraste un segundo, ni si quiera me miraste como antes.
Y es que de repente ya no había nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario