miércoles, 14 de enero de 2015

Menudo día.

Menudo día tuve aquel día.
Menudo día lleno de tonterías que te amargan la vida.
Y lo recuerdas como el peor día de tu vida.
Pero te digo una cosa, por muy mal que salga el día,
por mucha gente que quiera que pierdas la sonrisa, no lo hagas.
Enserio, no lo hagas, porque a mí me levantas la sonrisa.
Aunque no te vea, el simple hecho de saber que alguien esta sonriendo, con mis tristes palabras que no sirven de nada, me alegra el día.
Y ya ese día, no podrás decir que ha sido el peor día de tu vida.
Porque al menos a mi me has levantado la sonrisa.
Y no hay nada más bonito que una sonrisa.
Nada más bello que una pequeña alegría que te des- amargue un poquito el día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario