miércoles, 14 de enero de 2015

Aquel tren

Aun recuerdo, cuando cogí aquel tren, sin saber a dónde me llevaría.
El mejor tren de mi vida. Allí te conocí un poco más.
Allí me enamore de él, de su sonrisa.
Nunca pensé que un simple tren pudiera tener tantos recuerdos.
Y vivo aquel día como si fuera ayer, siempre, siempre recordando tu sonrisa.
Tal vez esta historia no salió tan bien como a mí me gustaría.
Pero jamás me arrepentiré de esa decisión.
De la nieve al bajar del tren.
De la diversión, como dos niños en pleno invierno.

No hay nada mejor que eso.

2 comentarios:

  1. Los recuerdos maravillosos siempre merecen la pena habwrlos.vivido. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias releante!!Ya te echaba de menos en el blog!! Muchas gracias por tu visita!!!=) un abrazo

      Eliminar