viernes, 12 de diciembre de 2014

DBM

Se me pusieron los pelos de punta, como aquel dia a ti en aquel campamento y no por un experimento, no me podia creer que esto fuera cierto.
Te has ido, y dejas mucho sentimiento, porque tu sonrisa dejo huella, mucha huella, se nos quedo marcada como un sello en el corazon, como un tatuaje en el brazo .
Y siempre dare gloria a Dios por haberte conocido, dare gloria por cada momento reído.
Dare gracias por tu vida, por tu risa, por tu alma.
Hoy el cielo vuelve a brillar, igual que nuestras miradas al recordarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario