miércoles, 13 de febrero de 2013

en el combate

Cuando el luchador esté en la arena, que su espíritu tenga alegría en el combate que está apunto de empezar. Si mantiene la dignidad y el honor, puede perder la batalla, pero jamás será derrotado.

Y no culpará a nadie de lo que le está sucediendo. Desde que amó por primera vez y le rechazaron entendió que eso no mató su capacidad de amar. Lo que vale para el amor vale también para la guerra.

(Paulo Coelho)

No hay comentarios:

Publicar un comentario