jueves, 15 de noviembre de 2012

a motivarse ya!!!

Todos necesitamos de vez en cuando chapotear en la piscina de nuestra propia mierda. Sentirnos muy victimas y llorar nuestras penas. Ahogarnos en horas de autocompadecimiento imaginando que nadie en el mundo es tan desdichado. Darnos palmaditas en la espalda y verlo todo oscuro, sin salida, sin respuestas. Creernos una basura y esperar a que nos saquen a remolque. No puedo con esto ni con aquello ni con lo demás allá, tal cosa me supera no soy capaz de sobrellevar mi existencia, paren el mundo, ojalá no existiera, esta situación va a acabar conmigo. ¿Qué voy a hacer ahora? Nadie me quiere, me encuentro fea, estoy fofa, mi autoestima pisoteada. Hechos buñuelos de sofá, lágrimas, quejas y flagelarnos por ser tan débiles. No puedo y nunca podré. Qué vacío tan grande señor. Subir en el ascensor y confiar que no haya nadie para poder meter la cabeza en el suelo como un avestruz, llegar a tu cuarto y esconderte bajo la cama. O subir en el ascensor, entrar en tu casa y sin hacer ruido, apoyarte a observar en el quicio de la puerta. El bebé sentado en su alfombra, con las piernas llenas de juguetes. Su brazo quemado, vendado y dormido reposa en su costado. Su mano derecha dominante, cerrada en un puño envuelto en gasas, inmóvil descansa sobre el cojín. Una y otra vez intenta coger un juguete con la izquierda, sin pausa, sin descanso, sin prisa, una y otra vez. Y lo agarra. Y se da cuenta de que estoy ahí. "Mira mamá qué hago, superándome". Así qué, si con 6 meses lo hacemos, cómo no lo vamos a hacer un puñado de adultos. Venga, a mover el culo, a dejarse de mariconadas, y a superarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario