lunes, 19 de junio de 2017

Corazón

Dicen que cuando un corazón sangra, es difícil de parar.
Que los latidos impulsan la sangra cada vez más.
El mayor de los problemas, no era que empezará a sangran, no era la herida.
El problema eran aquellas cicatrices mal curadas, cosidas y descosidos que estaban apunto de estallar.
Dicen que la sangre sin corazón,  no podría caminar.
Dicen que sin corazón no se puede vivir.
El corazón que gran órgano.
Dicen que es el que mueve el amor en el mundo y que también lleva el odio.
Dicen que es el que cambia toda la razón.
Pero aquel ya casi no tenia sangre.
Se había desangrado de tanto golpearlo.
Decían que por muchas transfusiones con tantas heridas, moriría.
Que necesitaba piel, piel nueva que aquella era más hilo de costura que piel.
Que ya no habría quien pudiera hacer una sutura.


Nadie la entiende.
Pero quizás, el problema ya no era de ella.
Quizás la vida había jugado demasiado bien sus cartas, para acabar con ella.
Quizás su sonrisa ya no era la misma porque se la habían robado demasiadas veces.
Quizás ya no tenía fuerzas porque ya lo había dado todo.
Quizás todo era cuento y ella ya no tenía parte de historia.
Quizás solo le quedaba ver como los cigarros se consumían uno tras otro, hasta morirse en cualquier esquina.
Quizás solo le quedaba ir  a aquella montaña rusa sin acabar y acabar por fin con todos los problemas.


Así. .. allí.. Sin más.

Y de repente lo vuelves a escuchar aquella frase:
" dime que hay que hacer para acabar con esta mierda que te está consumiendo"
Aquella frase que va tras la boca de los que te quieren.

Y es que hay veces que te come la rabia.
Hay veces que quemarias Troya, y cada una de sus historias.

Hay veces que lo fácil seria que todo quedará en cenizas y soplar sin más.

Hay veces que no soportas sufrir más.
Hay veces que todo acaba, así, Allí, sin más.

jueves, 15 de junio de 2017

Coincidieron de frente

Cuenta la leyenda que se habían cruzado unas 100 veces antes de conocerse.

Cuentan que a pesar  de haberse visto, a pesar de haber cruzado alguna palabra, no había sido suficientemente importante para ninguno de los dos.

Hasta que un día se conocieron. Coincidieron de frente.
Los dos solos en un banco.
Los dos tomando algo.

Y cuentan que allí ella empezó a verle, un poco más allá de lo que le vio las demás veces.
Cuentan que con solo mirarle los ojos, sabia cosas que antes no imaginaba.
El paso sin más,  con su orgullo por delante y su mirada dejando rastro.

Dicen que un buen día empezaron a hablar, y que a ella le cambio la vida.
Y entonces el, empezó a verla.

Dicen que para ella, era tan importante como un padre.
Que el, le había enseñado las  cosas más importantes de la vida: a escuchar, a amar , a mirar mas allá, a sonreir y a llorar.

jueves, 8 de junio de 2017

Mentiras

Un gran escritor dijo un día que una vida basada en hechos reales, era una vida con mentiras.
Un gran amigo me dijo que no había verdades sin mentiras, que las mentiras necesitaban existir para poder decir la verdad.

Sin lugar a duda los dos tenían razón.
Lo que no sabia es si esto sería una verdad o una mentira.

Dicen que ella estaba diseñada para mentir, que cada vez que decía verdades, eran tan grandes como templos. Tan ardientes que quemaban, tan sinceras que podías sentir el cielo o el infierno.